QUIERO TRATARME CON LÁSER: MANCHAS, ANGIOMAS, CICATRICES Y MUCHAS COSAS MÁS…

El láser en nuestra práctica diaria en la consulta de dermatología es una herramienta hoy en día esencial. Sin él no podemos ofrecer un tratamiento completo y moderno a nuestros pacientes. Se pueden tratar multitud de enfermedades y condiciones dermatológicas, tanto médicas como estéticas. Desde la década de los 90 han ido evolucionando de una forma vertiginosa, mejorando sus prestaciones y aumentando la seguridad. Son tantos los láseres, las marcas y modelos, que iremos desgranando en este blog, poco a poco, cada uno de ellos. A menudo nuestros pacientes demandan un tratamiento con láser y debemos saber si realmente está indicado y el tipo que debe aplicarse. 

En este primer post sobre láseres quiero mencionar, de una forma muy esquemática, los diferentes láseres que hay en el mercado, así como sus indicaciones más frecuentes: 

1. Láser para manchas.

Cuando hablamos de “láser de manchas” nos estamos refiriendo en general a los láseres que se denominan Q-Switched. Hay varios modelos: láser Q-Switched de Alejandrita, láser Q-Switched de Rubí y láser Q-Switched de Nd: YAG. Emiten con diferentes longitudes de onda y todos ellos se caracterizan por tener un pulso corto. Se utilizan principalmente para los lentigos solares (manchas planas marrones en zonas fotoexpuestas como la cara, escote y las manos) y también para tatuajes. Hay otro láser que también mejora las manchas que se denomina Tulio, como el láser fraxel dual

2. Láser para angiomas.

El láser más usado se denomina láser colorante pulsado. Se utiliza para todas las lesiones vasculares de la infancia y de la edad adulta que están formadas por capilares, como por ejemplo la mancha en vino de Oporto, algunos hemangiomas infantiles superficiales, las arañas vasculares, cicatrices rojas, telangiectasias, rosácea y cuperosis, entre otras patologías. En los niños se puede utilizar desde las primeras semanas de vida. Es por tanto muy seguro y eficaz. Hay otro láser que tiene efecto sobre las lesiones vasculares que se llama Nd:YAG de pulso largo. Es más potente pero menos específico por lo que existe un riesgo mayor, respecto al colorante pulsado, de ocasionar algún efecto secundario indeseable. En algunos pacientes se puede usar también la luz pulsada intensa (IPL). Este tratamiento no es propiamente láser (ya que no se emite una longitud de onda concreta, colimada y coherente) pero como es un tipo de luz lo incluimos también en este apartado.

3. Láser para rejuvenecimiento.

Para rejuvenecer la cara, el escote y las manos se puede utilizar solo el láser de manchas pero si queremos mejorar también la textura y calidad de la piel, las arrugas y el poro, debemos aplicar otro tipo de tecnología: los láseres fraccionados, aparatos que han revolucionado el tratamiento del envejecimiento cutáneo. El láser más utilizado es el láser fraccionado de CO2. Nuestra experiencia es muy positiva con un modelo conocido como láser CORE ya que consigue muy buenos resultados con pocos días de recuperación de la piel. Además de tratar el envejecimiento se indican con mucha frecuencia para todos los tipos de cicatrices, como por ejemplo las que vemos secundarias al acné

4. Láser de depilación.

Hay muchos en el mercado. Los más empleados son el láser Alejandrita de pulso largo, el láser diodo, el láser Nd: YAG y la luz pulsada intensa. La depilación con láser se suele afirmar que no es del todo definitiva. Sí que es definitiva una “pérdida permanente de la cantidad de pelo”. Hay que seleccionar bien al paciente (tipo de piel, color y grosor del pelo) para indicar un tipo u otro de láser. 

A lo largo de este blog hablaremos también de otras tecnologías distintas al láser que están aplicándose en dermatología:

- Microondas (sistema Miradry), para el tratamiento de la sudoración o hiperhidrosis de las axilas.

- Radiofrecuencia (Thermage, Accent…) para mejorar la flaccidez de la cara y otras zonas corporales

- CoolSculping, un sistema mediante la aplicación de frío, para el tratamiento de zonas localizadas de grasa, como el abdomen, los flancos, etc…

- Ultrasonidos focalizados, como el sistema Ulthera, una revolución en el tratamiento de la flaccidez, con resultados superiores a la radiofrecuencia. 

- La terapia fotodinámica, para el tratamiento de queratosis actínicas, tumores cutáneos (Bowen, epitelioma basocelular, etc…)

La cirugía está quedando en muchos casos relegada a un segundo plano, gracias a la incorporación de toda esta tecnología no invasiva o mínimamente invasiva. Todavía hay mucho que investigar pero se puede afirmar que los láseres y estos dispositivos han cambiado ya la manera de afrontar muchas enfermedades de la piel que antes eran intratables o que la única opción que tenían los pacientes era “pasar por quirófano”. 


Comentarios

  1. Muy buena informacion, pero cabe señalar que el laser de depilacion no solamente sirve para depilar, la depilacion definitiva tambien es sumamente efectiva para tratar la foliculitis tal como se ve en este articulo: http://www.depilacion-definitiva.net/2015/08/depilacion-definitiva-foliculitis.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Esteban, efectivamente, el láser de depilación se utiliza tabién para tratar otro tipo de patologías como la foliculitis o la pseudofoliculitis. Este problema es muy frecuente en la población y los resultados tras láser son realmente buenos en estos pacientes. Gracias por recordarlo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HAY SOLUCIÓN PARA EL MAL OLOR DE AXILAS (BROMHIDROSIS): MIRADRY

5 TRATAMIENTOS PERFECTOS EN INVIERNO