CONSECUENCIAS DE LOS TATUAJES, POSIBLES COMPLICACIONES EN LA PIEL, REACCIONES…Y CÓMO ELIMINARLOS

¿Es seguro ponerse un tatuaje? 

Existen numerosas complicaciones descritas tras la realización de un tatuaje. Las más frecuentes son las infecciones asociadas a una técnica con escasas medidas de asepsia. Hoy en día son cada vez menos frecuentes por la regulación que hay y a la mejora en las condiciones de los locales y del personal que lo realiza.

Se han descrito infecciones de todo tipo desde bacterias, como el estafilococo, hasta casos más graves de transmisión del VIH, hepatitis B y C. También se pueden ver cicatrices anómalas como las cicatrices hipertróficas o el desarrollo de queloides. Hay casos de reacción a la tinta, en la zona de aplicación, con formación de granulomas a cuerpo extraño, manifestándose con una piel abultada e irregular.  También se puede observar migración del pigmento a los ganglios linfáticos más próximos, dificultándose en el futuro la interpretación de técnicas diagnósticas.

¿Se puede borrar un tatuaje con láser definitivamente y sin riesgos?

La técnica más eficaz para tratar de eliminar los tatuajes es el láser. Hay diferentes tipos de láseres para este fin. La mayoría de ellos pertenecen al grupo denominado Q-Switched, de pulso corto, como por ejemplo el láser de Alejandrita. El tratamiento se tolera muy bien. Habitualmente, para disminuir las molestias, se indica la aplicación previa de una crema anestésica.

Es difícil garantizar una eliminación del tatuaje de forma completa ya que depende de muchos factores como por ejemplo los colores del tatuaje, de la profundidad de la tinta, etc...En la mayoría de los casos se consigue eliminar más del 75% del color, de tal forma que llega a quedarse la piel prácticamente normal. En un porcentaje bajo de pacientes puede quedar la piel tratada con una coloración más blanquecina respecto a la piel normal (hipopigmentación postinflamatoria). Si quedan secuelas una vez eliminado el tatuaje, como por ejemplo una alteración de la textura, se puede aplicar otro tipo de láser llamado fraccionado.

El mejor color para eliminar con el láser es sin duda alguna el negro. Un tatuaje multicolor precisa de distintos láseres y es más difícil su eliminación completa. El número de sesiones suele ser elevado, en torno a 6-10 sesiones. Actualmente hay técnicas que permiten reducir el número de sesiones, como por ejemplo retratar el tatuaje el mismo día varias veces, dejando un intervalo de 20 minutos entre una aplicación y la siguiente. El mejor momento para tratar un tatuaje es la época es el invierno. El sol debe evitarse después del tratamiento para que no se pigmente la piel tratada. Tampoco interesa que el paciente acuda moreno a la consulta porque entonces tiene también más riesgo de alteraciones de la pigmentación. Por lo tanto, hay que evitar el sol antes y después del tratamiento.

www.clinicadermatologicainternacional.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

HAY SOLUCIÓN PARA EL MAL OLOR DE AXILAS (BROMHIDROSIS): MIRADRY

LESIONES PIGMENTADAS - Capítulo II