HAY SOLUCIÓN PARA EL MAL OLOR DE AXILAS (BROMHIDROSIS): MIRADRY

La hiperhidrosis o exceso de sudoración en determinadas zonas corporales puede asociarse a mal olor. Este problema es relativamente frecuente en las axilas. Se sabe que la transpiración en sí misma no se asocia a mal olor. Sin embargo, cuando la secreción de la transpiración liberada por las glándulas sudoríparas de las axilas se descompone por la acción de las bacterias entonces el mal olor es la norma. Las glándulas involucradas en este problema son las glándulas apocrinas. Estas glándulas liberan unas secreciones espesas y aceitosas ricas en proteínas y lípidos, creando un ambiente propicio para el crecimiento de determinadas bacterias, cuyo resultado final es el inevitable o difícilmente tratable mal olor

¿Cómo puede eliminarse el mal olor de axilas? 

Los desodorantes o antitranspirantes pueden ayudar en casos leves o moderados y no garantizan estar “cubiertos” las 24 horas del día. Todos tenemos experiencia de que este problema no es solo cuestión de higiene personal. La única forma de erradicar el mal olor, conocido también con el nombre de bromidrosis, es mediante la destrucción selectiva de las glándulas responsables de ello, es decir, de las glándulas apocrinas.

Los pacientes que sudan en exceso habitualmente no tienen mal olor asociado. Estos casos se pueden tratar de manera temporal con las inyecciones de Botox o bien de forma más permanente con dos sesiones de MiraDry, una técnica innovadora muy eficaz que consigue eliminar de manera permanente, mediante un sistema de microondas, entre un 70 y un 90% de la sudoración. ¿Y si sudo mucho o de manera normal pero con mal olor asociado? La respuesta y la solución es sencilla. MiraDry es eficaz en reducir considerablemente la sudoración porque elimina las glándulas ecrinas pero también es eficaz en eliminar el mal olor asociado porque destruye las glándulas apocrinas. 

Hasta la fecha hemos realizado alrededor de 50 tratamientos con MiraDry con unos resultados globales muy satisfactorios. Aunque la mayoría de los pacientes que hemos tratado acudieron por un exceso de sudoración, algunos vinieron para tratar de solucionar el mal olor únicamente. El resultado en estos casos ha sido muy bueno, desapareciendo completamente este problema. Estos resultados son muy esperanzadores ya que hasta ahora no teníamos ningún tratamiento realmente eficaz. El Botox conseguía eliminar la sudoración pero no el mal olor. Ahora se puede afirmar que con las nuevas tecnologías como MiraDry podemos también resolver este problema tan incómodo y embarazoso. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

LESIONES PIGMENTADAS - Capítulo II